martes, 5 de junio de 2012

Pasos a seguir para curar un poco la infidelidad


La infidelidad es como el blanco y negro… Nunca pasa de moda! Aquí no hablaré acerca de qué conllevó a la infidelidad, sino, cómo volver a confiar en tu pareja. Una vez que se ha sido engañado, las personas empiezan a sentir un conjunto de sensaciones inexplicables que los lleva a vivir un eterno guayabo. POR FAVOR! Ya está bueno de “no” saber qué es lo que pasa. Los problemas se atacan desde la raíz, no desde el fondo de una botella. Si tuviste los pantalones para comenzar una relación – hoy en día, vaya que hay que tenerlos -, ten los pantalones para afrontar y saber manejar la infidelidad.
Antes que nada deja de hacerte el/la mártir. Los cachos no duelen, lo que duele es la burla. Lo tuyo no es dolor, es pura sensación de fracaso, frustración, rabia y vulnerabilidad que te hace pensar que el mundo se acabará. Una vez rota la confianza, es un proceso bastante duro para construirla, pues el piso firme donde yacía, ahora es un pantanal de lodo. Volver a confiar es una decisión que necesita determinación.
1.- PERDONA Y OLVIDA: Es decir, borrón y cuenta nueva. Si decidiste perdonar debes hacerlo de corazón. Que frases como “Perdono pero no olvido” o viceversa aquí no funcionan. Perdona y olvida. El perdón es el regalo más grande que se le dio al ser humano. Todos tenemos derecho a equivocarnos y recuerda que no estás exento de caer en la tentación.
2.- AMOR PROPIO: No dejes que la inseguridad inunde tu cabeza. Si te fueron infiel no fue porque “no eres suficiente” para la otra persona. Simplemente pasó y punto. Si esa persona está contigo es porque le gustas como estás y en caso de que hayas ganados unos kilitos extras durante la relación, utiliza su ausencia para hacer actividades que mejoren tu autoestima. Hacer ejercicios libera endorfinas y ellas hacen a la gente feliz. Recuerda, NO eres menos que al principio de la relación. Ya te quitaron la dignidad, no dejes que te bajen el autoestima.
3.- NO BUSQUES CULPABLES: Es la tercera vez que lo diré: Simplemente pasó y punto. No busques un tercero y mucho menos, NO perdones para luego vengarte. Recuerda el paso número uno.
4.- AÍSLENSE: Si, aíslense un buen tiempo. Es necesario construir EN PRIVADO las bases quebradas, pero que sea EN PRIVADO – no se ve bien que hablen de sus problemas en una reunión -. Un tiempo a solas con tu pareja puede ayudarte a despejar la mente. NOTA: Tus amigos siempre te dirán que es su culpa, así pues, no son los mejores consejeros. Una relación es de dos no de tres ni grupal, a menos que sean una pareja swinger; manténgalos fuera de éste meollo.
5.- JUEGA A LA MAESTRA DE QUINTO GRADO: Re-educa a tu pareja. Es imprescindible hablar con tu pareja sobre lo que esperan cada uno por su lado. En vez de reprochar y sacar en cara lo que hizo – con lo que cometes un error garrafal -, utiliza esas energías para indicarle lo que esperas de esta nueva etapa. Asegúrate que lo aprenda como la lección de matemáticas de quinto grado.
6.- GLENN CLOSE SAL DE ESE CUERPO: Si, Gleen Close, la protagonista de“Atracción Fatal”. Con esto quiero decir que dejes la OBSESIÓN. Recuerda nuevamente la regla número uno. No permitas que los fantasmas de su infidelidad opaquen tu juicio. Su teléfono, e-mail y agenda son de su propiedad. No te obsesiones buscando si te será infiel nuevamente.
7.- HABLA COMO SI TE FUESEN A QUITAR LA LENGUA: No seas degenerado y empieza a usar tu lengua para otras cosas además de lamer. Habla con tu pareja y construyan juntos bases sólidas con la comunicación. Recuerda que “El que no llora, no mama”.
8.- DALE TIEMPO AL TIEMPO: Nadie dijo que sería fácil perdonar una infidelidad. Después de sufrir una engaño, tardará mucho tiempo en subsanar las cosas y a fin de cuentas, una herida no se cierra de la noche a la mañana. No te desesperes si observas que no logras confiar de buenas a primeras. Se necesitan más horas para volver a confiar, que las que necesitó Naomi Campbell en horas comunitarias para pagar su rabieta con su asistente. No diré que será un camino fácil, pero estoy seguro que con amor, decisión, perseverancia y constancia es posible que resulte hasta mucho mejor que al principio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada